Lo verdaderamente importante en esta vida

Después de estar varias décadas en esta vida, hay unas pocas cosas que son muy claras para mí. Lo que tenemos; las etiquetas que nos acompañan; nuestros trabajos, especialmente los que tenemos en la primera mitad de nuestra vida, y los que no hemos construido desde el corazón; el valor monetario de nuestras posesiones; el sabor agridulce de nuestros logros, especialmente cuando los utilizamos para alimentar el ego, esa enorme ficción en la que vivimos, o cuando los utilizamos como sustitutos del amor; el supuesto amor que creemos conseguir cuando renunciamos a ser nosotros mismos y que, de verdad, no es real ni es amor... Todas esas cosas no significan absolutamente nada. Las hemos inventado para distraernos de lo que realmente somos, porque lo olvidamos cuando llegamos aquí.

El verdadero tesoro de la vida de una persona está dentro de ella, esperando para ser encontrado, asumido, celebrado, compartido con humildad y alegría, y cuidado con la mayor capacidad para amarnos a nosotros mismos y a los demás. Cada uno de nosotros es el verdadero héroe de nuestra vida: la gente famosa, la gente poderosa, las figuras fabricadas por la publicidad, no son más que ficciones que se sirven a sí mismas, otra forma de distracción interesada. Todos estamos rodeados de gente maravillosa, con impresionantes historias que contar, compartir, celebrar. Esas personas están a nuestro alrededor, y nosotros estamos a su alrededor: en las calles, en el autobús, conduciendo en la autopista, en la escuela, en el trabajo, sentadas justo a nuestro lado en la cafetería o en el restaurante. Y es muy fácil encontrarlas, basta con que estemos presentes y con el corazón abierto.
 

bosque viaje interior.jpg

Ahora sé lo que, en realidad, he sabido durante muchos años, que esas son las historias que quiero escuchar, disfrutar, admirar, celebrar, y contar después, si puedo. Lo que de verdad quiero hacer es escuchar muy atentamente, muy despacio, con mucho cuidado, y así es también como quiero que mi historia sea escuchada.

De todas las cosas que he hecho en esta vida, la mejor, sin duda, ha sido viajar a mi interior, empezar a escuchar mi propia historia sinceramente, amorosamente; y después, las historias de otras personas. De todos los lugares en los que he vivido, el que realmente es mi hogar soy yo mismo. De todo lo que he conocido, la que realmente necesitaba conocer tan bien como me fuese posible, era yo. De todas las personas que han sido parte de mi vida, de una forma u otra, a la que realmente quiero en primer lugar es a mí; y, desde ahí, puedo sinceramente, verdaderamente querer a otras con todo mi corazón.

Después de un camino complicado y doloroso, estoy en paz. Y justo ahí es donde me voy a quedar. No he terminado. Hay todavía algunas cosas que quiero hacer. Pero ahora el viaje es, realmente, verdaderamente, mío..


 

BIENVENIDO/A A NUESTRO BLOG

Somos Josep y Carol, somos pareja y co-fundadores de

Sobre el autor de este artículo:



Terapia transpersonal


Tienda digital


©Re-conócete